UN ACTO PROFETICO

Es actuar en una determinada situación humana para lanzar una llamada inspirada por el sueño de Dios sobre este mundo, y ayudar a a avanzar en esa dirección, con sencillez y valentía.

Es lo que ha hecho Francisco en su visita a los Emiratos Árabes. 


Gracias, Francisco, en nombre de la Iglesia y de los hombres y mujeres de buena voluntad.

 

LA ETICA DEL CUIDADO

Retiro de Cuaresma en la parroquia de San Rafael (Getafe)

El sábado 27 de febrero, algo más de 30 personas de la parroquia tuvimos una mañana de retiro, animado por Susana, joven madre de familia de la comunidad, sobre “La ética del cuidado”.

Iniciamos con la experiencia de mujeres en la historia de Israel, como la inteligencia cuidadora de las parteras de Israel, que cuidaron y salvaron de morir a Moisés, frente a la violencia de la ley del faraón de Egipto o la ternura amorosa y la fortaleza de María, que “guardaba todas esas cosas en su corazón”. Continuamos con las “entrañas de misericordia” de Jesús, su com-pasión ante las muchedumbres hambrientas y heridas, su paciencia y confianza, que nos dice que el cuidado no es solo biológico, propio del ser femenino, sino humano, también de los varones que quieran entrar en esa característica del reinado del amor de Dios. Y concluimos con la cercanía y el compromiso del buen samaritano ante el herido al borde del camino, que sabe “dar su tiempo” a cuidar del otro herido, buscando ayudas y saltándose, como Jesús, normas y prejuicios que endurecían el corazón del sacerdote y el levita. La ética del cuidado tiene mucho que ver con la ética de la justicia, que tanto necesitamos siempre, pero especialmente hoy.

“Es en lo profundo donde se descubre esta enigmática ligadura, el secreto de la felicidad. De ella brota el mundo de las obligaciones que no pueden exigirse, sino compartirse graciosamente, el mundo del don y del regalo, del consuelo en tiempos de tristeza, del apoyo en tiempos de desgracia, de la esperanza cuando el horizonte parece borrarse, del sentido ante las experiencias del absurdo” (Adela Cortina)

José Miguel Sopeña, fc