EN EL 1° DE MAYO DE 2020

En la madrugada del 1 de mayo de 1928, a los 75 años de edad, fallecía en París, J. Emilio Anizan, fundador de los Hijos de la Caridad. ¿Un guiño del Señor? Quizás. Fallecía un hombre que entregó su vida a los trabajadores, para que descubrieran su dignidad de hijos predilectos de Dios, como todos los pobres de la tierra. Su deseo y su “obsesión” fue que tuvieran en la Iglesia, y en la sociedad, el lugar privilegiado que Jesús, en nombre de su Padre, les había dado en su corazón: “El Espíritu del Señor me ha enviado a anunciar a los pobres la Buena Noticia” (Lc 4, 16)

Todo 1° de Mayo es una fiesta especial para los Hijos de la Caridad, que nos une con todos los hombres y mujeres que a lo largo de la historia han luchado y siguen luchando para que los trabajadores y trabajadoras, que conforman la gran masa de la humanidad, vean reconocidos sus derechos y puedan gozar de una vida digna y humanamente plena.

Este 1° de Mayo de 2020 es muy especial, por la situación que atraviesa la humanidad y que afecta, y afectará, como siempre, en primer lugar a los más frágiles y vulnerables: migrantes, jóvenes, ancianos, mujeres, familias mono-marentales, trabajadores con empleos precarios o en la economía sumergida, desempleados…

Inspirados por las intuiciones de J. E. Anizan hace un siglo, y con Jesús y su Evangelio como referencia, dos cosas ocupan nuestra celebración y nuestra oración:

1. La cantidad de perlas preciosas de solidaridad y capacidad de servicio que existen en el mundo de los trabajadores, y que se han puesto especialmente en evidencia en estos meses de crisis sanitaria y económica: trabajadores sanitarios, de comercios y servicios básicos (limpieza, seguridad, cuidadores y cuidadoras), etc.

2. La precariedad de muchas vidas, a causa de un sistema económico que penaliza a la mayoría de la población, y que necesita de una solidaridad y una reacción de responsabilidad ciudadana para atacar las causas de tanto sufrimiento que puede ser evitado.

La Iglesia de Jesús, como el Papa Francisco insiste sin cesar, tiene el deber, por encargo de su Maestro, de estar en primera línea en ese reconocimiento y en ese combate por una sociedad más justa y acorde al sueño de Dios sobre la humanidad.

“Hermanos, en este momento, en nuestra sociedad, hay una gran víctima… La víctima actual es nuestro pueblo, el pueblo que trabaja y que sufre, en nuestras ciudades en nuestros campos, ¡un pueblo, por desgracia, demasiado abandonado!
La gran virtud del cristianismo, la caridad, brilla en medio del pueblo: noches dedicadas a enfermos o junto a personas más necesitadas que ellos, después de una jornada de trabajo… tiempo consagrado a ayudar a familias extranjeras… dinero, aportaciones para ayudar a ancianos, a familias, a niños… ¡Cuántos servicios de todo tipo, a expensas del descanso y a veces de la salud!... ¡Diariamente soy testigo admirado de todo esto!”

(Extracto de la homilía pronunciada por J.E. Anizan
en la iglesia de Saint Paul, en París, en 1891)

                                                        José Miguel Sopeña, fc.






0 


                                                                         Pierre, Pepe, José Miguel, Josechu, Paco, Ghislain                                                     



Grupo OHANA, niños y jovenes de San Rafael (Getafe) en convivencia  


                                                                    Hijos de la Caridad de Portugal y de España

Fiesta de las luces (vigilia Inmaculada en San Rafael -Getafe)


ALGUNAS NOTICIAS DE LOS HIJOS DE LA CARIDAD EN ESPAÑA
Hace algún tiempo que no comunicamos con nuestros amigos y amigas algo de lo que estamos viviendo. Aquí van algunos flashes:

En nuestra comunidad de Getafe se ha incorporado un nuevo compañero: Ghislain, procedente de Abiyán (Costa de Marfil), aunque él es de origen congoleño. Fue durante años responsable de la formación de los que se preparan para el sacerdocio y los votos perpetuos en África. Por ahora, está plenamente dedicado al aprendizaje de la lengua. Esperamos que pronto esté operativo. Así, algunos Hijos españoles trabajan fuera (en América Latina, en Italia), y otros de fuera vienen a España. Es la riqueza de una congregación internacional. Bienvenido.

Pastoralmente, seguimos viviendo cosas que nos animan y entusiasman, os compartimos cuatro:

- En San Blas (Madrid), sigue adelante el proyecto de un área pastoral conjunta entre cuatro parroquias, en el que los Hijos están bien implicados. Uno de nosotros, Paco Hernández, es este año el coordinador del proyecto, en el que trabajan sacerdotes, religiosas y laicos, en este barrio tan popular de Madrid.

En Getafe, siguen avanzando los proyectos en los que estamos con religiosas y laicos, en la parroquia de San Rafael y con otras instancias: El proyecto SICAR, donde tres religiosas de distintas congregaciones acompañan a mujeres marroquíes y latinoamericanas en su integración, a través de la escucha, el intercambio, la mejora de la lengua. Todas las semanas, los Hijos compartimos con ellas ese trabajo de tejido social en nuestro barrio.

También en el barrio de la Alhóndiga, en Getafe, la parroquia, tras un proceso de reflexión y diálogo, ha decidido este año centrar su acción cristiana en dos objetivos:

Uno, cuidando y mejorando la atención y el acompañamiento a personas mayores solas, especialmente mujeres. Algo muy importante en un barrio donde los ancianos están muy presentes. Aunque sea un grupo el que más se implica ya en ello, toda la parroquia estará detrás apoyando y colaborando.

Y el otro objetivo es el apoyo a un proyecto lanzado por la Delegación diocesana de migraciones de Getafe, para crear una red de alojamiento compartido o cedido, para personas demandantes de asilo, a las que la administración deja sin alojamiento por el retraso debido a la falta de medios. Un proyecto que durará mientras este problema siga candente y creando tanto sufrimiento inútil, en el que los más afectados son, como siempre, los niños.

Os seguiremos compartiendo algunas cosas de nuestra pasión por Dios y por el pueblo pobre y trabajador, que ya invadía al P. Anizan, nuestro fundador, hace 100 años.

José Miguel Sopeña, fc (Comunicación)
jmsopenafc@gmail.com