EN LA FIESTA DE LA ASUNCIÓN DE MARÍA

María, el sueño de Dios al crear al hombre y la mujer. Es Eva antes del desencuentro con Dios. El ser humano primordial. La “sin pecado”. Para quien la muerte es una dormición? no una corrupción, que la lleva directamente junto a su Hijo el Resucitado.

María, la “llena de la gracia del Espíritu Santo”, la grávida de Dios.

María, la conducida por el Espíritu Santo, que la condujo a:
- Decir siempre sí a la voluntad de Dios sobre ella.
- Estar atenta a los demás: en Caná, junto a unos jóvenes esposos amigos, en la montaña de Judá, junto a su anciana prima Isabel, también agraciada por Dios.
- Confiar en Dios, sin entender todo (¿no es eso la fe?) lo que le ocurría a su familia, y sobre todo a su hijo Jesús.
- Orar, meditando todas esas cosas en su corazón y acompañando a los discípulos tras el trauma de la cruz.
- Ser fuerte ante el sufrimiento a los pies de su hijo muerto en el tormento de la cruz.

María, identificada con los pobres de la tierra, que le devuelven el gesto identificándose con ella en múltiples advocaciones y fiestas que alegran el corazón.

María, a quien no le gusta que la identifiquen con los poderosos de este mundo, ella “la mujer sin tacones”, la bien pegada a la tierra, que susurra a los que quizás con buena voluntad la encumbran: “el Señor, derriba del trono a los poderosos y a los ricos los despide vacíos”.

Por eso, damos hoy gracias a Dios, por haberla creado y habérnosla dado como madre, hermana y compañera de camino, espejo en el que contemplamos lo que Dios desea para cada uno de sus hijos e hijas.

Por eso, con Isabel y Juan, el milagro que lleva en su vientre, danzamos y cantamos junto a María el cántico de los humildes: “¡El Señor hizo en mi maravillas!”.
José Miguel Sopeña, fc



LUCES DE CONVIVENCIA

Hace bastantes años que en nuestro barrio de la Alhóndiga en Getafe (Madrid), diferentes grupos y asociaciones, el centro cívico y la parroquia de San Rafael, donde trabajamos Los Hijos de la Caridad, se vienen haciendo esfuerzos sencillos pero constantes de convivencia e integración de personas de orígenes diversos. Las mujeres marroquíes del barrio participan en diferentes actividades promovidas por esos grupos: Taller de aprendizaje de castellano, Grupos de mujeres en la asociación ESE (Espacio de Solidaridad y Encuentro), clases de apoyo para niños y adolescentes, Cáritas, Asociación Cambalache, etc.

El viernes 14 de junio, un buen grupo de ellas, convocaron a todos esos colectivos a una fiesta, con profusión de esos maravillosos dulces en los que son maestras, para agradecer todo ese esfuerzo del que se han venido beneficiando ellas y sus hijos. Fue ocasión para decirles también todo lo que ellas aportan. Un momento de alegría y de amistad. Se celebró en el salón de la parroquia.

Ante tanto mensaje de exclusión y de chato nacionalismo, gestos así, nos reafirman en que todo esfuerzo por una convivencia, basada en un verdadero ENCUENTRO de las personas, no es vano y está lleno de futuro. ¡Y hay tantos ejemplos y en tantos sitios!
Una buena noticia a compartir.

José Miguel